Son muy pocas las causas posibles que podrían ocasionar que el programa funcionara de forma lenta o llegara incluso a colgarse:


Disco Duro dañado físicamente: Si el disco duro está dañado o en mal estado, esto conllevaría que su contenido (archivos, carpetas, etc…) podrían estar también dañados, o que determinadas tareas tarden más de la cuenta, llegando incluso a colgarse. Dependiendo del daño, podría optar por intentar repararlo, formatearlo o simplemente cambiar de disco duro.

Virus: La falta de un antivirus (de un buen antivirus) es motivo suficiente para la infección de su equipo. Existen virus diseñados específicamente para ralentizar las tareas del equipo considerablemente. Si a esto le sumamos troyanos, o no sólo un virus sino varios distintos, afectaría sin duda al funcionamiento de cualquier software instalado en el equipo.

Antivirus: Muchos antivirus y/o cortafuegos ralentizan mucho el sistema. Existen algunos antivirus que llegan incluso a utilizar el 100% de la CPU, por lo que el resto de programas o tareas no podrán ni siquiera ejecutarse. En determinados equipos es conveniente instalar otro antivirus de otro fabricante, o modificar las opciones de escaneo, etc…

Configuración incorrecta o no recomendada: El resto de causas podrían estar relacionadas con una configuración incorrecta de SimplyGest, o poco recomendada para las características de su equipo. Por ejemplo, si el programa se cuelga o tarda mucho en imprimir o al realizar ventas, etc… compruebe el tamaño del logotipo de su empresa, las fotos de sus artículos, etc…



Según las estadísticas, el 99% de las causas de cuelgue o lentitud en SimplyGest son originadas por factores externos completamente ajenos al programa.

¿Te ha resultado útil??

0 / 0